Un tratamiento individual colabora con la posibilidad de soltar tensión y así aminorar o aliviar dolores y molestias, eventuales o crónicas. Ideales para recuperación de lesiones, para molestias derivadas de posturas inadecuadas y de hábitos como el bruxismo.

Ayuda a aliviar dolores lumbares, de cabeza, rigidez, pérdida de movilidad articular y problemas estructurales del cuerpo todo.

Mejora la respiración como base de la salud y flexibilidad motriz. Se puede combinar con el trabajo en grupo para una mayor eficiencia del tratamiento.

La sesión combina Masaje Tibetano, Masaje Ayurvédico, conocimientos de la Técnica Metamórfica, Reiki, y el estudio de la Biomecánica.

Asistir con ropa cómoda y el estómago liviano.